Pirineos de Huesca.Bielsa,Ainsa,Broto,Torla,                        
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraeña para identificarte en la web.
Usuario:
Password
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

museo de la electricidad

 

Museo pirenaico de la electricidad


Museo Pirenaico de la  Electricidad.Lafortunada.El Museo Pirenaico de la Electricidad es un espacio cultural y de ocio que asimila los valores estéticos y educativos de la ingeniería hidroeléctrica en el paisaje de montaña. Interpreta la importancia de la electricidad en el desarrollo de las sociedades modernas sin olvidar la paradoja de la crisis socioeconómica de las zonas de montaña, grandes productoras de la hulla blanca.
El museo es el territorio en sí, pero el visitante cuenta para su comprensión con su web, (
www.mupe.org), exposiciones y audiovisuales en Lafortunada.

Así mismo, el MUPE, desde su modesta capacidad, ha emprendido una de recopilación de documentación y piezas, para su estudio y difusión.
En este momento el museo real de Lafortunada se centra en el sistema del Cinca y su historia.

El museo ha sido promovido por el Ayuntamiento de Tella-Sin, un modesto municipio de Huesca que lucha por mantener vivos sus 7 últimos núcleos habitados. Somos, no más, 300 vecinos en total; y muchos amigos.

En Lafortunada, la localidad más poblada (155 vecinos), donde se asientan la mayoría de los servicios y el Ayuntamiento, se desarrolla el inicio de este proyecto.
La idea inicial fue propuesta en 1996 por Alberto París Roche, un zaragozano consultor en turismo y desarrollo rural, especialmente amante y conocedor de estas montañas.

Financiación:
Se han buscado y se están buscando subvenciones, ayudas y colaboraciones en distintas instituciones y entidades con respuestas muy diversas. Los fondos obtenidos hasta ahora son pocos y de variada procedencia, pero el proyecto está en marcha y este año 2003 queda concluida la primera fase.
El Ayuntamiento tiene previsto de antemano la viabilidad de su mantenimiento. La integración en la vida social de Lafortunada está asegurada por la ubicación de algunos de sus elementos en el casino local.

Exposición y visitas
La Casa de la Electricidad de Lafortunada, elemento tangible del museo, se ubica en el edificio “El casino”, centro social de la población.El edificio, donado por ENDESA al Ayuntamiento, fue hasta hace pocos años el centro social de los trabajadores de las “eléctricas” (primero “La Ibérica”, luego Iberduero, luego Iberdrola, luego Eléctricas Reunidas de Zaragoza, actualmente Endesa).
El Casino” es una acogedora Cafetería-Internet. La planta superior alberga la exposición permanente “La energía que nos cambió. La revolución hidroeléctrica en el alto Cinca” que trata de cómo afectaron las grandes obras a de principios de siglo al paisaje y las gentes de esta zona recóndita del Pirineo. La exposición incluye una maqueta del Sistema Cinca-Cinqueta

En una pequeña sala aneja se proyectan dos audiovisuales de 15 minutos:Museo Pirenaico de la  Electricidad.Lafortunada.

• Montañas de Luz, es una reflexión sobre la producción y el consumo energético desde el Alto Sobrarbe.
• Tella-Sín, una Historia Natural, es la presentación de este municipio de los Pirineos.

HORARIOS
La exposición interior, de acceso autoguiado, libre y gratuito, tiene los mismos horarios que la cafetería:
Tardes desde las seis a las diez.
Hay que tener en cuenta en un pequeño pueblo estos horarios son flexibles. En verano son más prolongados.
Si se trata de la visita de un grupo aconsejamos establecer una cita con la secretaría del Ayuntamiento: (34) 974 504 022
Por último la riqueza natural y cultural del Sobrarbe se encuentra siguiendo las huellas de la colonización eléctrica, o viceversa. Numerosas excursiones siguen los caminos del agua o los construidos por los creadores del sistema Cinca-Cinqueta

EL SISTEMA CINCA-CINQUETA.

El sistema de aprovechamiento hidroeléctrico Cinca-Cinqueta es un ejemplo de eficacia, eficiencia y sostenibilidad gracias a una perfecta comprensión del territorio.

El sistema se basa en aprovechar desniveles de terrenos combinando pequeños embalses y canalizaciones para garantizar, mediante derivación, un elevado rendimiento, a través de un diseño ingenioso y eficaz de una red de conducción hidroeléctrica de alto aprovechamiento y conocimiento del entorno.

Comienza con el embalse de Urdiceto a mas de 2.300 m. de altitud remansando casi 6 Hm3 de hielos y aguas que conduce a la central de Urdiceto a través de una tubería de presión tras salvar un desnivel de 426 m. Este agua se vuelve a canalizar mas abajo unida a la proveniente del río Barrosa y la del barranco de Tringoniero, remansada en el lago del mismo nombre, desembocando, a través de una tubería de presión, en la central de Barrosa (hermoso ejemplo del patrimonio industrial de principios de siglo).

Un canal artificial mantiene la cota para alimentar la central de Bielsa, situada en Javierre, a la entrada del Valle de Pineta. De nuevo se produce electricidad y se libera el agua que queda embalsada allí mismo formando el lago de Pineta, ya en el Cinca.

El río Barrosa sirve de canal natural a las aguas que son canalizadas y turbinadas a la altura de Salinas donde se ubica una tercera central, que data de 1946.

Museo Pirenaico de la  Electricidad.Lafortunada.Desde el pequeño lago de Pineta y paralelamente desde el de Plandescún en el Cinqueta, dos líneas de canales y túneles atravesando montañas en un recorrido de varios kilómetros, paradigma de eficiencia energética y de integración de las obras en el paisaje, alimentan las espectaculares tuberías de presión que literalmente ‘caen’ sobre la Lafortunada en dos centrales construidas en 1923 y 1932.

Aguas abajo, aun se remansa una vez mas el agua cerca del Hospital de Tella en el embalse de Laspuña y tras una larga derivación y salto se convierte en electricidad en la central de Laspuña del año 1965.

En su conjunto todo el sistema tiene una potencia instalada de 111.760 Kw y una energía media anual producible de 366 millones de Kw/hora.
Tras siglos de olvido y abandono, los inicios de su construcción ya en el año 1918, marcaron el inicio de la modernización de estas tierras gracias a la construcción paralela de una infraestructura de carreteras y de equipamientos sociales necesarios para traer a la fuerza laboral que construiría las obras, parte de la cual se asentó en la zona. Este es quizás uno de esos pocos casos donde la ‘mano invisible’ del mercado con el único interés de ser eficiente y rentabilizar las inversiones sirvió en su día para mejorar la calidad de vida de la población con un moderado (si los comparamos con cualquier otra obra de producción de energía) impacto en el entorno.
                                                                                                                                                                               inicio

Volver a museos