Pirineos de Huesca.Bielsa,Ainsa,Broto,Torla,                        
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraeña para identificarte en la web.
Usuario:
Password
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

Aínsa Sostenible

Aínsa Sostenible
El aprendizaje de la jardinería



Ainsa reverdece. Gente joven, con ilusión y sin miedo  de plantar lo que sea donde haga falta participan desde el pasado mes de Junio en el taller de Jardinería.”Ainsa Sostenible” subvencionado por el Inaem con un presupuesto de 214,219 euros y duración de un año lectivo.

Seis hombres  y cuatro mujeres que se sumaban a las listas del paro conforman el grupo de trabajo que se dedica diario a la creación, acondicionamiento y mantenimiento de las zonas verdes de la localidad de Ainsa y su municipio. Cada uno de un mundo diferente y todos con ganas de vivir y trabajar en la zona, de quedarse en el Sobrarbe y porque no,  de intentar ejercer  una profesión, la jardinería.

El director y el profesor del taller se dirigen las clases teórico-prácticas, organizan los contenidos del día  y mantienen  al equipo cohesionado, fundamental entre tanto pico y pala. El grupo se divide normalmente en dos partidas, mientras unos podan otros plantas bulbos, mientras se plantan los esquejes, los caminos se desbrozan. Así  y con tractor de por medio se  trabaja de punta a punta por  la villa.

Pasear  por el barrio de Partara tiene ya un  aliciente mas, un jardín, que ha nacido de la tierra yerma de solar olvidado hoy reconvertido en un parque donde se ultiman los retoques antes de la gala primaveral. Ya está listan listos los bancos frente a la fuente, los caminos de romero y lavanda, los árboles que prometerán sombra y la petanca para los domingos.

Los vecinos del barrio de Banaston  también fueron testigos de la reaparición de un jardín olvidado, y los paseantes despistados  se encontraron en las inmediaciones del polideportivo con árboles y césped donde antes solo había matojos.

Con la llegada del otoño comenzó la  de poda y desde las alturas continuaron las clases, a cada árbol su forma y cada día,  nuevos dilemas.

Siguió el invierno, tardío pero implacable, y el calendario del jardinero se sosegó, más clases teóricas al abrigo de las mañanas de escarcha. Cuando el sol calienta la tierra la actividad se reanuda y el tractor comienza su trajín diario. Es en estos días  cuando se han embarcado en la construcción de un pequeño invernadero en un terreno municipal del barrio de Banastón , donde quizá si hay tiempo y dinero también se construya un parque. Cultivar de simiente es la esencia, el laboratorio de donde saldrá la flor de temporada; gerberas, tapetes, petunias, amarantos…Hay ganas de color, de explosión, de ver los resultados de todo el año con buena luz.

Si les sobrara tiempo tienen una lista de varios senderos en el municipio que hay que acondicionar, como el que transcurre por la Lecina, La Ripa, y Gabardilla, entre LaTorrecilla y Santa Maria de Buil  o el que sale de Ainsa y llega a Morillo de Tou.
Y es que en este oficio hay que saber hacer de todo un poco, y más en un territorio como el nuestro donde la autonomía y la imaginación van de la mano.

Ahora ya solo queda esperar la llegada del buen tiempo, a que los árboles echen la hoja y el jardín vista de fiesta para el disfrute de todos los vecinos y la satisfacción de sus jardineros. Esperemos que iniciativas como ésta se repitan, talleres de empleo para que la gente que quiera aprender, trabaje, y para los que quiera trabajar  aprendan.

 

Sara Rosado